Búsqueda

Nombre científico | común

Productos

leer más

La cosecha tras ser recolectada y en algunos casos transformada en otros subproductos (harinas, pastas, etc.), es almacenada hasta el momento de su consumo. Dichos productos almacenados están sujetos a deterioros debidos a distintos factores bióticos (hongos, bacterias, insectos, roedores), cuya incidencia está en la mayoría de ocasiones relacionada con factores abióticos, como la humedad relativa, la humedad del producto y la temperatura. A nivel mundial los factores bióticos suponen una pérdida del 30% de la producción, de los cuales, el 10% se atribuyen a insectos. A causa del comercio internacional estas plagas fácilmente entran de un país a otro volviéndose cosmopolitas. Las plagas de almacén producen una pérdida de peso por su alimentación directa pero también disminuyen la calidad al producir alteraciones químicas y al contaminar con sus restos (excrementos, exuvios, cadáveres, seda) el producto e incluso transmitir enfermedades como en el caso de roedores.

Algunas plagas de productos almacenados atacan al producto, por ejemplo a la semilla o fruto ya en campo, siendo capaces de penetrar el grano sano. Por el contrario otras plagas, llamadas secundarias, tan solo pueden afectar a granos dañados previamente por las plagas anteriores, granos partidos o subproductos procesados como harinas, pasta, pan, etc. Los insectos que mayor daño causan en post cosecha son fundamentalmente escarabajos y polillas.

Los escarabajos curculiónidos como los gorgojos del arroz (Sitophilus oryzae), del maíz (Sitophilus zeamays) y del trigo (Sitophilus granarius) son importantes plagas que afectan tanto en campo como en almacén y junto a Rhizopertha dominica (Bostrichidae) son plagas primarias de granos, siendo su ataque una vía de entrada para otros insectos como Oryzaephilus surinamensis, el gorgojo de la harina (Tenebrio molitor), los falsos gorgojos de la harina (Tribolium castaneum y T. confusum) o los cucújidos del genero Cryptolestes, todas importantes plagas de harinas. De la familia de los anóbidos, el gorgojo del tabaco (Lasioderma serricorne), que es plaga principal del tabaco procesado o el gorgojo del pan (Stegobium paniceum), que afecta a una buena cantidad de productos, son las especies de mayor importancia. Entre la familia de los brúquidos destacan Acanthocelides obtectus, Bruchus pisorum y Callobruchus sp., graves plagas de leguminosas.

Entre los lepidópteros cabe destacar: la polilla de los cereales (Sitotroga cerealella), plaga principal del grano, afectando al material sano; Ephestia kuehniella o polilla mediterránea, que por el contrario solo afecta a granos previamente deteriorados, siendo plaga principal de harinas; la polilla india o Plodia interpunctella que presenta gran polifagia, afectando tanto a grano como harinas, frutos desecados, etc.; y la polilla de los alimentos (Pyralis farinalis), otra especie polífaga que se desarrolla especialmente en condiciones de elevada humedad.

Los psocópteros son pequeños insectos que se alimentan de restos vegetales y animales, y normalmente su aparición se relaciona con la presencia de hongos, de los cuales también se alimentan. Con elevada humedad pueden darse ataques de ácaros, siendo el principal el ácaro de la harina (Acarus siro). Finalmente citar a los roedores como importantes consumidores y fuentes de contaminación de productos almacenados.

La temperatura y la humedad son factores ligados al ataque de plagas, por ello técnicas como el enfriamiento o la ventilación son muy utilizadas para prevenir el ataque de dichas plagas. Los métodos químicos se basan en la limpieza y fumigación del local antes de la introducción del material y la aplicación directa sobre el producto mediante atomización o espolvoreo, normalmente a base de piretrinas naturales. Finalmente la colocación de trampas; polilleros de feromona para la captura de lepidópteros o trampas de caída para escarabajos, son importantes medidas de control y seguimiento a tener en cuenta.

Cargando...


Ver 24 / 48 / 96 resultados por página