Búsqueda

Nombre científico | común

Información sobre Helicoverpa spp.; H. armigera , H. peltigera

Orden: Lepidoptera

Familia: Noctuidae

Nombre científico: Helicoverpa spp.; H. armigera , H. peltigera

Nombre común: heliotis, oruga del tomate

Afecta a: gran cantidad de cultivos herbáceos, tanto intensivos como extensivos, cítricos, y especies ornamentales.

Caracteres diagnósticos

EstadoTamañoCaracterísticas
LarvaHasta 40 mmColor variable desde verde a marrón, con lineas claras longitudinales y una franja gruesa amarillenta que atraviesa todo su cuerpo. Posee un buen número de pelos negros que salen de puntos blancos. La cabeza es marrón.
Adulto35-40 mmAlas anteriores de color amarillento y posteriores algo más claras con los extremos de un tono gris más oscuro.
Huevo0,5 mmCilíndrico y estriado. De color blanco aunque se oscurece a medida que evoluciona.

Ciclo fenológico

HuevoLarvaTotal ciclo
Duración (d)3-202030

Los adultos aparecen en primavera, se aparean y las hembras realizan la puesta normalmente sobre el haz de las hojas. Las orugas comienzan a alimentarse del vegetal con una clara preferencia por las partes ricas en nitrógeno, como son las flores y los frutos. Tras completar todos sus estadios, la oruga teje un capullo de seda y pupa en su interior, enterrada en el suelo. Los nuevos adultos darán lugar a futuras generaciones.

Generaciones anuales

3-4

Síntomas / Daños

Prefiere alimentarse de flores y frutos, por lo que sus daños son muy importantes.

También ataca a hojas, brotes y tallos de una gran variedad de especies.

Los daños principales son la destrucción de flores y la perforación de frutos, que a continuación se pudren y quedan depreciados comercialmente.

Control

- Químico

El control químico es complicado, hay que centrarse en destruir las orugas en sus primeros estadios. Además es un insecto propenso a desarrollar resistencias. Hay una gran cantidad de materias activas que se pueden emplear para combatirlo en función del cultivo.

Sustancias como Bacillus thiringiensis o spinosad son insecticidas microbiológicos, de origen natural y dan buen resultado cuando las orugas son pequeñas, pero la frecuencia de tratamientos es mayor que en el resto, debiendo repitirlos cada semana aproximadamente.

Los IGR o insecticidas biorracinales (flufenoxuron, lufenuron, tebufenocida, etc.) son selectivos, por lo que afectan muy poco a los organismos beneficiosos que se pueden encontrar en el cultivo.

Los piretroides (alfa cipermetrin, lambda-cihalotrin, ciflutrin, beta-ciflutrin, etofenprox, etc.) tienen un buen efecto de choque, pero también se verán afectados los insectos beneficiosos.

Como última opción se puede optar por clorpirifos (un organofosforado) que es todavía más potente que los piretroides.

Conviene alternar entre distintos grupos químicos para evitar el desarrollo de resistencias.

- Biológico

Existen depredadores (Orius spp., crisopas), parasitoides (trichogramma, Apanteles), virus y hongos, que son unos importantes aliados en el control de este insecto.

- Medidas culturales

Trampas de feromona. Son indispensables, ya que permitirán saber el momento exacto en el que realizar los tratamientos.

Plantas cebo. La oruga del tomate prefiere el maíz a otras plantas, especie a la que atacará antes. Se pueden intercalar líneas de maíz con cualquier otro cultivo, por ejemplo tomate. Esta medida servirá para localizar los ataques iniciales.

Conviene eliminar las malas hierbas, ya que sobre ellas también se desarrolla el insecto.

Helicoverpa spp.; H. armigera , H. peltigera, plaga
LepidopteraOrnamentalesHerbáceos intensivosHerbáceos extensivosCítricosHojaFruto
Helicoverpa spp.; H. armigera , H. peltigera, plaga
Helicoverpa spp.; H. armigera , H. peltigera, plaga
Helicoverpa spp.; H. armigera , H. peltigera, plaga
Tienda Fitosanitarios

Buscador de fitos con acceso a la web de fertitienda.