Búsqueda

Nombre científico | común

Información sobre Tetranychus urticae

Orden: Acarina

Familia: Tetranychidae

Nombre científico: Tetranychus urticae

Nombre común: araña roja, ácaro rojo

Afecta a: prácticamente cualquier especie, es una plaga muy polífaga.

Caracteres diagnósticos

EstadoTamañoCaracterísticas
Adulto0,5 mmLos machos son de forma aperada con largas patas, mientras que las hembras son más esféricas. La coloración es variable: rojo anarajando (hembra) o amarillento (macho) dependiendo del sexo, ambos con los ojos rojos. Presentan 2 manchas dorsales laterales oscuras en el interior del cuerpo, que se observan mejor en los individuos de color claro. En sus estados inmaduros presentan la misma forma, aunque inicialmente con 3 pares de patas en lugar de 4, y su cuerpo es de una coloración más pálida.
Huevo0,1 mmEsférico, liso, transparente, volviéndose anaranjado conforme va evolucionando.

Ciclo fenológico

Comienzan a aumentar sus poblaciones en primavera. En verano completa una generación en poco más de una semana, necesitando más tiempo cuando las temperaturas son menores. Pueden estar sucediéndose las generaciones ininterrumpidamente durante todo el año en zonas donde el invierno es suave (aunque de una forma más lenta), o bien, invernar como adulto hasta la próxima primavera en las regiones más frías.

Generaciones anuales

Múltiples (6-8 generalmente).

Síntomas / Daños

Hojas: decoloración a causa de las picaduras, que acaban desecando la zona afectada. Ataques intensos pueden llegar a provocar que la planta pierda las hojas de forma prematura, sobre todo si sopla viento seco.

En algunos cultivos como los cítricos, se producen abultamientos amarillentos en las hojas.

Fruto: en la zona afectada aparecen manchas oscuras, adquieriendo un aspecto como sucio.

A simple vista, se observan como pequeños puntos rojizos localizados en el envés de las hojas, formando colonias protegidas por hilos de seda (característica que lo diferencia de otros ácaros como Panonychus citri, que no produce seda).

Control

- Químico

Tanto los enemigos naturales como los factores climatológicos como lluvias, suelen mantener las poblaciones de ácaros dentro de unos límites tolerables. En ocasiones dichas poblaciones pueden sufrir un aumento desmesurado, siendo entonces necesario realizar un tratamiento específico.

Cítricos:

En este caso la mayor sensibilidad a la plaga la presenta el clementino, seguido del limonero, siendo una plaga menos importante en el resto.

Momento: el periodo de máxima sensibilidad es desde junio hasta el final del verano. Tratar solo cuando los daños superen el umbral y no de forma sistemática.

Tratamiento: las materias activas a utilizar son las siguientes: abamectina, propargita, spirodiclofen, tebufenpirad, etoxazol, entre otros acaricidas disponibles. Conviene alternar materias activas para evitar la aparición de resistencias. Esto no significa aplicar productos con distinto nombre comercial, sino materias activas con distinto modo de acción. Cada uno de los citados anteriormente corresponde a un modo de acción, por lo que se pueden escoger dos e ir y alternándolos en cada aplicación.

El aceite de parafina actúa por asfixia, respeta a los enemigos naturales y tiene una buena eficacia, además de estar autorizado en producción ecológica y sirve para controlar otras plagas como piojo rojo y otras cochinillas. La parte negativa es que se debe utilizar antes del cambio de color del fruto, ya que después puede producir caída de frutos.

Se deben mojar muy bien las hojas, ya que las colonias se localizan en el envés y, además, están protegidas por filamentos de seda.

Un posible umbral puede ser el de tratar si de 100 hojas o 100 frutos hay presencia en el 7% de las hojas, o en el 2% de los frutos.

- Biológico

Posee varios enemigos naturales entre ellos los más importantes son: ácaros fitoseidos (Neoseiulus californicus y Phytoseiulus persimilis) , Conwentzia psociformis, Stethorus punctillum, Feltiella acarisuga y ciertos chinches depredadores como Nesidiocoris tenuis. Todos estos organismos contribuyen a reducir las poblaciones de ácaros, pero no acaban de ejercer un control total, especialmente cuando dichas poblaciones experimentan un incremento elevado en poco tiempo, como ocurre en verano.

- Medidas culturales

Esta plaga prefiere un clima cálido y seco. En jardinería doméstica una buena práctica es pulverizar con agua las plantas con el objetivo de elevar la humedad para impedir su desarrollo, además de mantenerlas en un lugar fresco.

Tetranychus urticae, plaga
AcarinaFrutalesForestalesOrnamentalesHerbáceos intensivosHerbáceos extensivosCítricosVidHoja
Tetranychus urticae, plaga
Tetranychus urticae, plaga
Tienda Fitosanitarios

Buscador de fitos con acceso a la web de fertitienda.