Búsqueda

Nombre científico | común

Trigo

leer más

Contamos con una producción de 4,8 millones de toneladas repartidas en una superficie de 1,8 millones de hectáreas, el 90% en secano. Por comunidades, la mayor superficie se encuentra en Andalucía, seguida de Castilla León, Castilla La Mancha y Aragón. El rendimiento medio del cultivo es de 2.700 Kg/Ha, aunque es un dato muy variable, ya que depende de la modalidad de cultivo y de la provincia. Varía desde los 1.100 Kg/Ha que obtienen en Asturias en secano, a los 5.500 Kg/Ha de la Comunidad de Madrid en regadío.

Distintos agentes tanto bióticos, como pueden ser las plagas y enfermedades, como abióticos (altas temperaturas, heladas, vientos) ocasionan daños al cultivo, disminuyendo su rendimiento. Dentro de los agentes bióticos, el tema que aquí se trata son las plagas del cultivo, las cuales pueden ocasionar daños de importancia, incluso la pérdida total de la cosecha. En muchos casos, y debido al ajustado beneficio que se obtiene de la cosecha, los tratamientos químicos para combatir dichas plagas no resultan rentables, aunque en cualquier caso deben aplicarse cuando los daños ocasionados sean de la suficiente gravedad como para compensar el coste del tratamiento, es decir, cuando se supere el umbral económico de daños. Las principales plagas del trigo son las siguientes:

Los chinches de los cereales de los géneros Aelia y Eurygaster. Pican el grano succionando su contenido, el cual se deforma y disminuye su peso y fuerza. Cuando se controla, se utiliza un piretroide en el momento del espigado. La nefasia (Cnephasia pumicana) es un lepidóptero que en algunas zonas, como en la cuenca del Duero es la plaga principal del cultivo. Al comienzo del ciclo de las larvas son minadores de hoja pero su daño más importante se produce más tarde, cuando se alimentan del grano y provocan malformaciones y lesiones en las espigas.

Ciertas plagas afectan al tallo de la planta, como son el mosquito del trigo (Mayetiola destructor), cuyas larvas se alimentan del tallo de la planta; o los tronchaespigas (Cephus pygmaeus y Trachelus tabidus), que directamente destruye el tallo al cortarlo desde su base en el momento de la maduración del trigo. Ambas plagas pueden causar importantes pérdidas en el rendimiento de la cosecha.

Diversas especies de pulgones (Sitobion avenae, Rhopalosipum padi, Schizaphis graminum, etc.) son muy frecuentes en el cultivo, debilitan la planta al succionarle savia y a la vez le transmiten ciertos virus. Salvo casos excepcionales no requieren de un tratamiento específico.

De entre los organismos que se alimentan de hojas cabe señalar el zabro de los cereales (Zabrus tenebrioides), cuyos daños adquieren especial importancia cuando las plantas son pequeñas y el criocero (Eulema melanopa), fácilmente distingible ya que practica incisiones en el sentido de la nerviación de la hoja. Dentro de los ácaros señalar las arañas rojas; Tetranychus urticae y Panonychus ulmi, que tampoco suelen causar daños considerables y se pueden combatir con azufre.

En post recolección hay varias plagas de almacén (principalmente gorgojos y polillas) que pueden afectar a la calidad del grano y de sus harinas. Se pueden combatir ventilando el local y mediante la aplicación de insecticidas o fumigantes al almacén y/o al producto.

Cargando...


Ver 24 / 48 / 96 resultados por página